MITOS Y SALUD DENTAL: EL MAL ALIENTO

Halitosis Clinica Dental en Denia Dras. Gandía

El mito clásico de que el mal aliento está relacionado con problemas de estómago es totalmente falso.

La halitosis o mal aliento se origina en un 85-90% de las veces en la cavidad oral. El mal olor procede del metabolismo de las bacterias anaerobias que hay en la boca; estas son capaces de degradar proteínas procedentes de las propias células de nuestro organismo o de otras bacterias y de nuestra dieta, produciéndose compuestos sulfurados volátiles.

–more–

Una higiene oral deficiente, especialmente entre los dientes, enfermedades en las encías como la gingivitis y la periodontitis, y la presencia excesiva de sustratos en la lengua son las causas más habituales de halitosis y sobre todo la deficiente ingesta de agua.

Algunos consejos para prevenirlo como:

  • Beber agua con frecuencia
  • Tomar zumos elaborados con cítricos (naranja, limón, mandarina, pomelo), ya que el ácido cítrico estimula la secreción de saliva
  • Mascar chicle sin azúcar, que también favorece la salivación
  • Aumentar el consumo de ensaladas

El agua es el mejor amigo del halito

Alrededor del 90% de la saliva es agua. Si no bebes agua, eso disminuye la producción de saliva y causa la sequedad bucal. Por lo tanto, es fundamental beber alrededor de 2 litros de agua al día.

Se estima que hasta cerca del 25% de la población mundial padece  halitosis, que se presenta sin mostrar predilección por el sexo, edad ni clase socioeconómica. La mayoría de las personas que sufren de mal aliento no son conscientes de su problema, puesto que las personas tendemos a adaptarnos a nuestros olores corporales y, por tanto, nos es difícil apreciar cuando nuestro aliento huele mal.

Si es tu caso, no dudes en llamarnos para hacer una revisión y poder ofrecerte un tratamiento que los solucione lo antes posible.

Comparte: